La elecciones en Internet: La vida sigue igual

Internet es un fenómeno maravilloso. Entre otras miles de razones, porque convierte a cualquier persona anónima e independiente en un comunicador en potencia, con el poder de hacer llegar sus ideas, opiniones o cualquier cosa que se le pase por la cabeza a una audiencia millonaria y multicultural. Porque permite a personas y organizaciones la comunicación bidireccional sin la intervención (y en la gran mayoría de los casos la influencia) de los medios tradicionales como la televisión, la radio o la prensa escrita.

Ante la inminente celebracion de las elecciones municipales y autonómicas en España y el reciente comienzo de la campaña electoral, uno no puede dejar de preguntarse acerca del papel de un medio tan importante como Internet en una campaña comunicativa de tal calibre y de cómo los partidos políticos se valen de las nuevas tecnologías para propagar su mensaje. En los últimos días me he dedicado a visitar los sitios web de los principales partidos políticos, sus perfiles en diferentes redes sociales, e incluso me he hecho follower de algunos candidatos en Twitter. El resultado, aparte de una severa intoxicación por sobreexposición a eslóganes electorales, es que los políticos españoles están dejando pasar una magnífica oportunidad de llegar a la gente. Todo lo que he visto no es más que una burda versión electrónica de mítines, anuncios en radio y televisión y panfletos electoralistas. Una versión digital del coche con megáfono que circula por la calle. No hay interacción, no hay comunicación entendida en un sentido tan amplio como la Red permite.

Para esta campaña, los partidos han invertido en introducir a sus candidatos en Internet, han organizado seminarios y han impartido cursos. Sin embargo, para lo que han conseguido, les hubiera bastado con enviarles unas fotocopias de las páginas de ayuda de Facebook. Sí, los políticos "están en Internet", pero de una manera no muy diferente a como están en los carteles que cuelgan de las farolas. Su presencia hoy día en este medio es prácticamente obligatoria, pero la realidad es que no resulta en absoluto enriquecedora. No pasa nada. Habrá más elecciones y habrá que confiar en que llegará savia nueva que sabrá utilizar esta gran herramienta para exponer sus ideas, compartir opiniones, explicar sus propuestas, discutirlas con sus votantes e incluso aprender de ellos.


Me gusta pensar que lo que ocurre en la Red no es más que un reflejo, aumentado y digitalizado, de la vida real y este caso no es una excepción. Nuestros políticos, en lugar de aprovechar la ocasión de escuchar a sus electores, parece que han encontrado otro medio para escucharse a sí mismos. Los tiempos han cambiado, pero la vida sigue igual.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Bastante de acuerdo Ceres.
Una cosa, justifica el tecto, queda un poco raro así.
Un saludo anónimo.
Rafa Ceres ha dicho que…
Muchas gracias por la sugerencia. La tendré en cuenta :)